Me inicié en el teatro como actriz, luego me formé como directora de teatro y desde 1982 ejerzo la docencia. Atravesando todos esos roles, estuvo y está siempre presente la inmensa pasión por investigar y teorizar sobre la naturaleza del arte teatral

BIOGRAFÍA

 En el desarrollo de mi currículum vitae  podrás encontrar muchos datos de mi trayectoria pero a veces sucede que los datos fríos no bastan. Es más...en algunos casos (no en todos) hasta   punto pueden desorientar y es posible que esto te haya sucedido al leer mi historia de vida.

Verás que aparte de los estudios específicos de actuación, dirección teatral y pedagogía teatral y mis prácticas  artísticas como actriz, directora de teatro y docente tengo formación asistemática en epistemología, filosofía, sociología, psicoanálisis...
 
Podrás preguntarte ¿cuál es el hilo que une a toda esa formación? ¿cuál su relación con el teatro?
 
Por eso quiero contarte algunas cosas de mí para que puedas conocerme mejor.
 
Desde muy niña jugaba a actuar y, sobretodo en la adolescencia, tenía clara mi vocación de estudiar teatro. Vivía en una  ciudad muy pequeña de la provincia de Buenos Aires llamada Carmen de Patagones pero aunque ya había por esos años, cerca de los 70, un grupo de teatro en Viedma que quedaba muy cerca...ciertos prejuicios familiares muy comunes en esa época hicieron que yo postergara esa vocación.
 
Terminados mis estudios secundarios me radiqué en Buenos Aires y dejé latente la vocación de actriz para ingresar a la carrera de Sociología de la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Buenos Aires (UBA) Allí  cursé y aprobé durante dos años 9 materias con mucho entusiasmo y dedicación.
 
Los estudios acerca de la sociedad y las teorías acerca de sus  posibles de  transformación, entre otras cosas, lograron apasionarme...
 
Dos años después de todos modos me animé, ya con 20 años, a empezar a estudiar teatro. Allí estaba mi vocación de toda la vida desplegándose guiada por mis primeros maestros. Luego vinieron las primeras experiencias y las emociones de subirse a un  escenario y mostrar ahora junto a otros actores y otras actrices, llevados por un director y diciendo un texto  los acaeceres  de lo social pero desde el maravilloso lenguaje del teatro ¡allí descubrí desde el hacer la potencia y riqueza del teatro independiente!
 
Por otra parte, la difícil situación que empezaron  a atravesar carreras donde se ejercía un pensamiento crítico como Sociología y otras debido a la instauración de la dictadura militar, me llevaron a alejarme de la Facultad y seguir con el teatro
 
Después de los estudios de actuación vinieron la carrera de Dirección Teatral y las puestas en escena de obras viviendo el teatro desde otro lugar.
 
Pero haber provenido de los claustros académicos de Filosofía y Letras entre los años 72 y 74 me marcaron para siempre y mi ingreso al estudio de las disciplinas de teatro estuvo siempre condicionado por esos orígenes...
 
¿De qué modo? En esa primera época empezó a surgir en mí una gran motivación por unir aquellos estudios de sociología con estos del teatro  donde lo social se hace acto en las condiciones de la ficción. En sociología eran las macro relaciones humanas, en el  teatro las relaciones cara a cara y con el compromiso de poner el cuerpo...unir lo intelectual, lo corporal y la emoción...
 
Y así empezó una investigación que se proponía incorporar conocimientos provenientes de las ciencias sociales, el  psicoanálisis y la filosofía al teatro
 
Volví a la Facultad que una vez me había abierto sus puertas esta vez como oyente y en mi calidad de teatrera para adquirir conocimientos que enriquecieran fundamentalmente mis prácticas docentes. Herramientas que, junto con lo que había aprendido de mis maestros de actuación, me ayudaran a enseñar a actuar y luego  enseñar a enseñar.
 
Así surgió un enfoque de trabajo teórico y metodológico  para la enseñanza de la actuación, un modo de trabajo,  que denomino "ficcionalismo".
 
Luego vinieron las publicaciones de distintos ensayos  sobre este sistema de trabajo, esta forma de enseñar teatro, para que otros pudieran tomar elementos de allí en caso  de  interesarles. Y junto a la formación actoral empecé a dar mis cursos de Pedagogía Teatral para enseñar teatro.
 
Así pude unir mis dos pasiones: la actuación y el estudio de las distintas disciplinas que estudian al ser humano desde distintos ángulos con un cierto carácter sistemático.
 
En mis clases de actuación esto se expresa en un unir en los talleres los conocimientos acerca del arte teatral y el comportamiento humano con técnicas que permiten el despliegue de la creatividad, el potencial imaginario y las posibilidades de encarnar corporalmente  personajes, situaciones y un texto.
 
En octubre de 2015  Editorial Nueva Generación de Buenos Aires editó  mi primer libro sobre mi enfoque pedagógico con el nombre de Ficcionalismo.Nuevo enfoque de pedagogía teatral, Principios teóricos y metodológicos para la enseñanza del teatro.
                                
                                                                                           Cristina Livigni